Lunes 15 de Octubre de 2018

Sacramento del Perdón 2018

Img 1096


En el contexto de la preparación para la Primera Comunión las niñitas de 4° Básico, recibieron el Sacramento del Perdón.

Las acompañaron con mucho cariño nuestro Capellán el Padre Víctor Gacitúa y el Padre Germán Méndez S.J. Ellos le hicieron ver la importancia de recibir este Sacramento pues les ayuda a ser mejores personas y sentir la alegría inmensa de que Dios está presente siempre con nosotros.

En la parábola de " LA OVEJA PERDIDA " Jesús puso un ejemplo muy humano y generoso. Yo soy el Buen Pastor y siento una gran alegría cuando me encuentro con la oveja perdida.

El comprende nuestros faltas y errores, nos da el abrazo del perdón y nos sienta a su Mesa para celebrar " LA GRAN FIESTA DEL PERDÓN......"

Algunos testimonios de las niñitas:

"Yo estuve nerviosa, pero cuando iba caminando donde el padre, ya me sentí mejor y salí más libre".

"Me gustó mucho, al principio estaba nerviosa, porque no sabía que me iba a decir. Cuando hablé con el padre me sentí más tranquila, porque no solo era el Sacramento de la Reconciliación, sino que recibimos el amor de Dios".

"Me sentí muy aliviada al contar mis pecados al sacerdote, y él me dijo que Dios me ayudaría a cambiar, para hacer un mundo mejor".

"Me encantó porque me saqué un gran peso de encima y porque me sentí muy acogida por el padre Víctor".

"Me sentí muy bien, no estaba nerviosa, porque sabía qué me iba ayudar a estar más aliviada".

"Aliviada porque dije las cosas malas que había hecho".

"Me relajé mucho, porque al fin le pude decir mis pecados a Dios y me sentí aliviada".

"Fue un alivio dejar de cargar mis pecados y decírselos a Dios, y así transformarme en una mejor persona. El padre me acogió muy bien y me sentí muy acompañada por Dios".

"Me sentí especial por poder tener la oportunidad de decir mis pecados y desahogarme con Dios. Los padres los sentí muy cercanos y acogedores".

"Me gustó esta experiencia, porque me sentí muy feliz y aliviada en mi corazón. También sentí que el sacerdote fue muy cercano y acogedor. Todo esto me hizo sentir cerca del camino hacia el Reino de Dios".

"Pude liberarme de los pecados y sentirme aliviada y en paz. También me gustó la experiencia porque fue entretenido hablar con el padre".