Lunes 27 de Mayo de 2019

Ex Alumna destacada: Carmen Figueroa

Carmen figueroa

El diario La Tercera del sábado 25 de mayo publicó un reportaje que llena de orgullo a nuestra comunidad al destacar el trabajo realizado por nuestra ex alumna Carmen Figueroa, hija del ex director de la Fundación Neruda, Juan Agustín Figueroa, quien desde su discapacidad auditiva ha sido un ejemplo de desarrollo de capacidades.

"En 2017, Valeria Sarmiento -esposa del cineasta- y la productora Poetastros se propusieron terminar el primer y desconocido largometraje de Raúl Ruiz. Filmado en 1967, El tango del viudo fue hallado mudo, sin guion ni montaje. “Se van a necesitar unas sordas para que salga a la luz”, le había advertido el director a su viuda antes de morir."

El año pasado, Carolina Mujica, Carmen Gloria Uribe y nuestra ex alumna Carmen Figueroa -todas sordas de nacimiento- tomaron el desafío de descifrar el material sólo leyendo los labios de los personajes. 

Las tres lograron recuperar el 80% de los diálogos de El tango del viudo, porque tienen un denominador común que no todos los sordos poseen. Además de hablar perfecto en lengua de señas, todas crecieron en familias que desde niñas las formaron para desenvolverse autónomamente, y cuyos padres procuraron modular muy bien para comunicarse con ellas. 
Lectoras, tienen televisores grandes para practicar la lectura de labios y son muy expresivas. Miran directo a los ojos: desde la vista captan la información y sus cabezas la procesan en velocidad crucero. Todas usan audífonos que les permiten entender algunos sonidos ambientales, que potencian sus escasos restos auditivos. En la casa de Carmen, una luz roja en su living se enciende cada vez que tocan el timbre.

-La lectura labial no es fácil. Requiere mucha práctica y si a ti no te estimulan desde chica a contactarte con oyentes o a leer y estudiar para tener comprensión lectora, no se puede lograr. Yo diría que sólo el 0,5% de los sordos lo sabe hacer realmente bien -dice Carolina.

Nuestra ex alumna Carmen Figueroa, estudió licenciatura en Historia y Estética en la UC, su padre la mandó a hacer un magíster en España. Al volver estudió Pedagogía y se convirtió en viajera. Hoy hace clases de historia para oyentes y sordos en un centro de formación técnica y en dos universidades.  "Riendo confiesa que sus alumnos saben que no pueden copiar porque ella sabe leer los labios y porque además durante las pruebas usa lentes de sol. -Una cara o una boca que se mueve, todo el curso un 1.0 -les dice." La Tercera.

>> Leer reportaje completo