Web jefas cartonaje

Campeonato de Colores

El Campeonato de Colores es la experiencia es el reflejo de la escencia de nuestro colegio, lo que le entrega a sus alumnas y las características de éstas. Constituye para ellas una de las instancias más inolvidables y marcadoras de los valores que impregnan el espíritu del Colegio y que generan ese profundo sentido de pertenencia, al color y al Colegio, que perdura a través de las generaciones.

Todo partió en los años 40 cuando, acercándose el campeonato interescolar de atletismo en los años 40, Madame Gabriela Figueroa, fundadora del Colegio, pensó que una buena manera de seleccionar deportistas era realizar previamente un campeonato interno, para identificar aquellas atletas que podrían representar mejor al Colegio.

Con ese propósito, Madame estableció dos colores: Rojo y Azul (que eran los colores del uniforme) y puso en marcha esta actividad deportiva y artística que llegaría a convertirse en uno de los pilares formativos del Colegio. Su objetivo fue involucrar a todas las alumnas y estimular sus diversos talentos, por lo que agregó a las pruebas deportivas una competencia entre las barras. Esto permitió que todas participaran, aportando a su color con sus habilidades específicas: las atletas lo defendían en las diferentes pruebas y entre las otras alumnas, algunas se encargaban del diseño de escenografía y cartonajes, otras, de vestuario y coreografía, con la escritura del libreto, que debía contener un argumento y un mensaje. Un grupo tenía que buscar o crear la música para la presentación en la cancha y otro, inventar los gritos y canciones y dirigir la barra. Había otras alumnas encargadas de la grabación, cosa muy complicada en esa época, pues se utilizaban cintas magnéticas enormes y equipos de sonido muy precarios. Finalmente, tenían la responsabilidad de comprar maderas, cartones, telas, tinturas, etc. y hacer rendir lo más posible el exiguo presupuesto.

La consigna era que las alumnas – y en última instancia las Jefas de Atletismo y las Jefas de Barra- eran responsables de todo el campeonato. El Colegio las apoyaba con un presupuesto moderado y lo demás corría por cuenta de ellas, en un despliegue de creatividad, esfuerzo y entusiasmo que las llevaba a mostrarse capaces de cumplir el compromiso de presentarse con todo listo en la fecha señalada. No había excusas, no cabían justificaciones: todo y todas tenían que estar ahí, ese día, a esa hora.

Después de varios años, en que la mitad del Colegio se incorporó el color Verde y años después, por el crecimiento del Colegio años después, se agregó el color Amarillo.

Madame Gabriela pudo comprobar que con todo esto se ganaba algo de una envergadura que iba más allá de la demostración de destrezas deportivas, talentos artísticos o habilidades operativas. Se fue generando, a través de los años, una creciente tradición de excelencia, de eficacia y de impecabilidad, sustentada en el desarrollo del liderazgo y en la fortaleza del trabajo en equipo, así como en el desarrollo de la capacidad de gestión y la valoración de poner los propios talentos al servicio de un fin colectivo.

La humanidad requiere urgentemente hacernos cargo de lo que está sucediendo, este gran árbol; cuyas raíces nos entrelazan con los demás, es nuestra responsabilidad.

Cultivar esta tierra con amor, regarla con tolerancia y aceptación hacia quien es diferente, nos augura una cosecha de la cual todos nos podemos nutrir. Queridas verdes, ayudaremos a cuidarlo y a alejarlo de quienes lo quieran cortar.

Asumimos nuestro rol por pequeño que parezca, ya que sabemos que cada mínima acción genera un cambio que afecta a otro.

También comenzaremos  a ver la muerte como un viaje a un lugar nuevo, y a dejar de verla con temor. Reconciliar vida y muerte en su armonía total nos reconfortará y amigará con el ciclo natural tan apreciado por las antiguas culturas de nuestro planeta.

“Acojamos la sabiduría que nos han legado”, nos piden nuestras amarillas, de manera que una vez que dejemos de habitar este cuerpo y comencemos el nuevo camino, nuestro recuerdo sea la estrella que ilumine a los seres amados que quedan aquí.

La humildad y bondad pueden ser nuestros más preciados maestros.

¿Cómo podemos, entonces dejar de ser marionetas y tener el control de nuestras vidas?

Valorando cada momento de la vida de manera justa, comprendiendo que todo que hacemos, o dejamos de hacer, nos es necesario para crecer.

Disfrutemos cada función, como la que ayer nos presentó nuestro querido azul, disfrutemos sin importar lo grande o pequeña que sea.

Y recordemos que no somos marionetas, no somos víctimas, somos constructores de nuestra historia.

La carencia de nuestra libertad es sólo ignorancia.

Establecer la armonía, base del crecimiento de la humanidad es un trabajo difícil y complejo,

¿por qué, entonces resistirnos al trabajo en conjunto, al apoyo mutuo?

Los guardianes de la luz y de la oscuridad nos invitan a encontrar el equilibrio, a dejar de creernos dueños de la verdad.

Re-conocernos, aceptarnos con nuestras diferencias, ese es el llamado que nos hacen nuestras rojas. Basta de destrucción, de traición, de muerte.

Demos paso a la reconstrucción, lo podemos hacer, lo tenemos que hacer, el mundo lo reclama. La paz es lo que ahora nos toca construir.

Cuando comprendamos que nuestra existencia no termina con la muerte, le otorgaremos un sello más amoroso a nuestra vida. Cuando fortalezcamos el tejido de las raíces de la humanidad, ésta será indestructible. Cuando tomemos las riendas de nuestra vida, seremos constructores conscientes de este regalo llamado vida. Cuando armonicemos los opuestos, e integremos las dicotomías naturales, dejaremos de luchar por el poder, lograremos la paz.

Damos gracias a ustedes, nuestras alumnas, nuestras niñas, por los mensajes, trabajo abnegado, pasión, creatividad y compromiso. Agradecemos a jefas, sub jefas, gimnastas, deportistas, coristas, pintoras, escritoras, bailarinas y a cada una en su labor. Nos sentimos muy orgullosos de ustedes por lo que hemos presenciado este año. Gracias por enseñarnos, una vez más, y hacernos vibrar con cada pieza que da armonía a este campeonato de colores.

Color ganador: VERDE

Premio al Espíritu del Color

 

Verde: María José Quijada

Amarillo: Juanita Mansilla

Rojo: Antonia Salinas

Azul: Josefa Arenas

Jefas de Coro

    Jefas de Barra

                              

Dos días de competencia se vivieron en esta jornada atlética donde nuestras deportistas demostraron talento y rigurosidad. Las atletas dieron todo en las canchas y las ex alumnas mostraron entrega y compromiso eterno a su Color, en la tradicional posta de ex alumnas.

 

Resultados por Color:

Primer Lugar: Color Amarillo

Segundo lugar: Color Azul

Tercer lugar: Color Rojo 

Cuarto lugar : Color Verde

 

 

En la premiación se distinguió además a las alumnas que mayor puntaje le dieron a su Color:

 

 

 

 

Color Verde: Elisa Letelier

Color Amarillo: Paloma Lanz

Color Azul: Josefa Velasco

Color Rojo: Ignacia Von Koeller

 

Posta de ex alumnas: Ganador color Amarillo

   

   

 

 

 

Premiación posta de Profesores

Jefas de Gimnasia

Resultados por Color:

 

Primer lugar: Color Rojo

Segundo lugar: Color Verde

Tercer lugar: Color Azul

Cuarto lugar: Color Amarillo

La competencia de Gimnasia por Color se realizó el día 10 de abril en el Gimnasio del Colegio. Las gimnastas se lucieron en un reñido campeonato.

En la ceremonia de premiación fueron distinguidas las deportistas que mayor puntaje le dieron a su color.

Verde : Valentina Silva

Amarillo: Sofía Rauff

Azul: Josefa Velasco

Rojo: Sofía Boher

 


En una intensa mañana deportiva, las voleibolístas de los cuatro colores disputaron esta etapa de clasificatoria para la final, alentadas por sus compañeras con optimismo y entusiasmo.

En reñidos partidos las posiciones quedaron definidas, dando paso a la semfinal entre Verdes y Amarillas, encuentro que las dejó en el tercer y cuarto lugar respectivamente. En la final las Rojas se impusieron sobre las Azules, obteniendo la Copa.

 

 

 

 

 

 

 

Mejor Voleibolista por Color

Color Verde: Francisca Infante

Color Amarillo: Florencia Silva

Color Azul: Colomba López

Color Rojo: Bernardita Montiel

  

Felicitamos a las deportistas destacadas de este año en este deporte:

Muy entretenido estuvo el Mini Campeonato de Colores, de  Jardín Infantil a 4° Básico. Las alumnas iniciaron su competencia con el  tradicional desfile por Color, cantando su himno y con animados gritos de barra. Después de mucho esfuerzo desplegado,  una entusiasta participación de todas las niñitas y el apoyo incondicional de todas sus profesoras, el Color Amarillo, se llevó la Copa del Primer Lugar.

En la ceremonia de premiación del Campeonato de Colores, en el estadio Nacional, las Jefas de los cuatro colores fueron recibidas por las Jefas de Barra de su color.

 

  

Agradecemos a Mme. Ada González por su gran organización y entrega en la realización de este campeonato.